miércoles, 25 de febrero de 2015

Parando Marihuana en Tiempo Real (Parte 2) - Día 274

Segunda parte de lo que es el cómo estoy parando el punto de marihuana.

Durante las vacaciones pude juntarme con mis amigos de la ciudad (que nací y viví casi toda mi vida y hasta antes de irme a estudiar). Hace dos años y medio aproximadamente que no me juntaba con ellos y, realmente en ese tiempo, recuerdo que a la mayoría les gustaba ir de fiesta, tomar alcohol y fumar marihuana sin medidas, solamente el ‘goce’ de sentirse dentro de tal experiencia, de estar ‘en ese estado’, yo también. Yo había decidido no ir a hablarme directamente con aquellos amigos en la que nuestra relación básicamente estaba siendo dependiente de marihuana, es decir, hacíamos todo fumando o nos juntábamos para buscarla y conseguirla. Paré esas relaciones de buscarlas o relacionarme directamente, es decir, no hablarles o pedirles que nos juntemos debido a que mi papá se convirtió en un polizonte, por así decirlo, y les diría y querría tratar mal a mis amigos. Él hacía eso para que ellos no quieran juntarse conmigo y “no me quieran meter en lo que ellos están metidos”, es decir, en la droga.

Me junté con un muy buen amigo (lo llamaremos T a partir de ahora) que lo conocí por otras razones completamente diferentes; nos gusta disfrutar hablar acerca de nuestras vidas, jugar al fútbol, salir a bailar, tomar algo, jugar a los videojuegos, pasear, a pesar de habernos relacionado por marihuana algunas veces o estar en tal ambiente. Él decidió no fumar más. Cuando me junté con él, en su casa estaban aquellos amigos que justamente no quería causarles problemas debido a mi papá, por ser justamente los que fuman y toman ‘sin medidas’, y lo que me pareció bastante interesante dentro del ambiente es que la marihuana no era algo permitido dentro. Es decir, T no querría que fumen en su casa, sí tomar, ya que a él le gustaría mucho tomar con amigos, y también lo que noté es la manera tranquila que serían algunos que usualmente serían los ‘chistosos’ y ‘molestos’ del grupo. Con ellos sólo me juntaría los sábados porque T trabajaría todos los días, excepto el domingo, entonces el sábado a la noche nos juntaríamos.

Bueno, lo que noté en todas estas noches de juntarme con ellos es: en las dos a tres primeras noches yo sería bastante ‘tranquilo’, ‘quieto’ y note que debido a esta tranquilidad y quietud yo estaba siendo un tanto aburrido, como de alguna manera ‘fuera de lugar’ por no ser más ‘expresivo’, es decir, extrovertido, exaltado, moverme más con mi cuerpo. Así que lo que hice para ‘estar en el ambiente’ y ‘tener mayor sincronía’ por así decirlo, es tomar alcohol, acompañar con el tomar alcohol, porque yo sentía que esto me hacía ‘estar más conectado’ a ellos en ese momento, podría ‘alinearme’ más a sus expresiones y podría sobresalir más por tornarme como más ‘divertido’. Así que, lo que encontré interesante es que yo desearía sentirme como yo estaba interpretando que ellos se estaban sintiendo, proyecté en sus comportamientos y acciones, es decir, en tomar alcohol, reírse, tornarse extrovertidos algunos, más expresivos como ‘diversión’, y entonces yo desearía tomar alcohol por ejemplo, porque ese sería el medio específico para estar en ‘sintonía’ con ellos, lo cual es bastante interesante porque yo sólo miré a cómo se estaban comportando, hablando y actuando, y dije “eso es divertido”, es decir, es lo que estaría recogiendo e interpretando de sus sonidos y expresiones, pero no estaba viendo en ese momento que habría una dependencia de alcohol como parte del ambiente para que esas expresiones de sí mismos existieran o emerjan, lo cual es un punto que requiero investigar – ¿Cómo es que permitimos que nuestra experiencia y expresión, o el poder expresarnos y experimentarnos de ciertas maneras como ‘divertirnos, ser expresivos o extrovertidos’ dependa de una bebida/alcohol? ¿Por qué no puedo yo expresarme y experimentarme de tales maneras sin necesidad de una bebida/alcohol? ¿Qué es lo que el alcohol me hace o me da para que yo pueda expresarme y sentirme de esas maneras? Es decir, es bastante interesante investigar esto, y el ser honestos con nosotros mismos para reconocer que no está siendo esa expresión algo real, algo que sea realmente ‘nosotros’, porque no está existiendo como parte de nosotros solamente, sino que está existiendo sólo si ‘algo en el ambiente interno o externo’ está allí, en este caso el alcohol.


Ok, este mismo patrón que estoy abriendo en mi relación con el alcohol es el mismo patrón que me empuja a fumar marihuana.

Hubo ocasiones donde ciertos amigos que ya mencioné como los que abusarían del alcohol o marihuana, querrían fumar, y yo proyecté en mi imaginación ‘diversión’ con el fumar marihuana, es decir, imaginé que nos reiríamos mucho y estaríamos realmente alegres, lo cual es lo que definí como ‘diversión’ la mayor parte de mi vida, y reaccioné frente a esta imaginación con deseos de fumar marihuana, con deseos de ‘divertirme’, y es interesante, porque a pesar de ya haber pasado toda la fiesta, yo querría fumar de todas maneras, así que puede ser engañoso el que ‘quiera divertirme’ en tal momento o es que simplemente ‘quiero divertirme’ no importa qué, sólo sentir ‘que me divierto’ lo cual sería sinónimo, en este caso, de decir que ‘quiero estar en ese estado que me deja el fumar marihuana’.

Esto deja claro que estuve siendo dependiente de la marihuana, y muchas personas también pueden ser dependientes de la marihuana por distintas razones. En mi caso, yo me volví dependiente de la marihuana para experimentar y vivir la palabra diversión, para divertirme, y sería algo que anhelaría mucho a lo largo de mi vida sentir y estar, y por tanto mientras más yo quiera divertirme, más estaría buscando y queriendo encontrar marihuana para ello. Este es un ejemplo claro de por qué nos tornamos dependientes de algo externo, de algo que esté en el ambiente interno o externo – por esa experiencia que puede ‘contenerse o ‘definirse’ o ‘atraparse’ en una palabra y creemos que no podemos ‘dárnosla’, acceder a ello sin necesidad de algo más, creemos que no existe como parte de nuestro ser, pero en realidad es que no hemos usado nuestro poder creativo para crear eso para nosotros mismos.

Entonces, con el punto de marihuana se abre la dimensión social y se abre, para mí, el por qué yo estuve usándola y ahora, requiero redefinir prácticamente lo que es vivir y experimentar diversión, como una expresión de mí mismo. Esto es lo que caminaré en tiempo por venir, no ahora, mi tiempo y lugar actual demandan otros puntos que abrir en mi proceso.

Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario :)