martes, 2 de agosto de 2016

Excedido en Alcohol - Día 313

El sábado pasado salí a un boliche con unos amigos porque me habían invitado a salir. Durante ese día estuve levantándome por una decisión que tomé: no voy a consumir marihuana porque es lo que acordamos con A, y a pesar de que A no estuviese allí, yo tenía que honrar mis palabras. Esto fue difícil al comienzo pero eso será para otro blog, caminando algunas dimensiones más respecto a mi relación con la marihuana. Lo que quiero compartir hoy es lo que sí hice y es tomar mucho alcohol, y voy a enlistar los patrones de pensamientos y reacciones que encarné durante la noche relacionado al alcohol:

-Sentir que tengo que tomar ‘más’, tengo que tomar tanto como sea posible para ‘estar en la fiesta’.
-Enfocarme en tomar más cuando circula marihuana.
-Aceptar el trago cuando me lo pasan.
-Tomar porque otros están tomando.


Luego de tomar cierta cantidad de alcohol, experimentaría dentro de mí tipo un ‘a la mierda esto, a la mierda aquello’ en el sentido de aceptarme y permitirme cosas como ‘atreverme a decir ciertas cosas’, ‘deseo de’ distintas cosas – afortunadamente, debido a mi proceso y cómo he fortalecido mi consciencia de mí mismo, mis decisiones, mi honestidad conmigo mismo, me apoyé y asistí para parar ciertas experiencias, deseos y comportamientos, pero aun así no fue suficiente en el sentido de completamente parar de traer estos pensamientos y reacciones.

Al siguiente día experimenté mucho cansancio, tenía ganas de quedarme acostado y cuando estaba acostado sentía como un alivio en todo mi cuerpo, un descanso sobre todos mis músculos, y me era difícil poder hacer actividades sin sentirme cansado y con ganas de parar para sentir ese alivio y descanso sobre mi cuerpo. Puedo recordar siempre que salía y tomaba (fumaba también) al otro día me sentía como ‘deprimido’, ‘he caído’, ‘no quiero hacer nada’ y dentro de esas percepciones, interpretaciones y reacciones me permitía quedarme viendo la tele, viendo series, entretenerme con videojuegos, salir a relacionarme de nuevo, continuar tomando y fumando, cosas que no requerían mucho esfuerzo, pero que me mantenían en la idea de que ‘había caído’, ‘tengo que volver a levantarme tarde o temprano’.

Esta vez quité el velo de ‘he caído’, ‘me voy a tener que levantar’, ‘he fallado’ porque ahora enfocándome en soluciones, en el cambio en tiempo real, en el proceso de definir, redefinir y vivir palabras he entendido que el cambio está solamente a un paso, es tomar la decisión de qué voy a aceptar y permitir y qué no, y encarnar la palabra / vivir el cambio / enfocarme en las soluciones prácticas. Entonces, cuando quité el velo de mis pensamientos y reacciones, comencé a definir mi experiencia física, tal como la he descrito en el párrafo anterior, y me di cuenta que no es que he caído, no es que he fallado – en realidad es que mi cuerpo todavía está PROCESANDO todo ese alcohol, a todo lo que lo he expuesto durante la noche – y esta experiencia de sentir alivio, de sentir descanso es en realidad lo que requería mi cuerpo, por lo que esa idea de que ‘he caído’, ‘he fallado’, ‘eventualmente voy a tener que volver a levantarme’ me llevaban a, de hecho, CAER DE VERDAD, porque yo estaba aceptándolo y permitiéndolo, primero como una idea, y luego emergerían pensamientos y reacciones en mi mente consciente-subconsciente basado en mi interpretación de que he caído, y ahora me llevaba al entretenimiento, a distraerme de mi verdadera y real experiencia física, para permanecer en ciertas personalidades sociales, de entretenimiento y por tanto de postergación.

Hoy, finalmente mi cuerpo está mucho mejor, y hacer algo de caminata, respirar, alimentarme bien, ejercicios musculares suaves me apoyó y asistió para enfocarme en mí mismo, y no ir hacia el entretenimiento ni buscar seguir relacionándome como evasión de mis responsabilidades y validar la creencia de que ‘he caído’, ‘he fallado’. Con entender este proceso que mi cuerpo ha pasado luego de haber tomado tanto alcohol, he decidido parar de tomar alcohol por un tiempo indeterminado porque ahora entiendo a lo que expongo y coloco como presión sobre mi cuerpo, o sea esta experiencia y comprensión que llegó con el dejar caer el velo de mis pensamientos y reacciones en niveles superficiales y comenzar a realmente ver qué es lo que sucede con mi cuerpo físico y definirlo me ha hecho ver algo que no he sido capaz de ver antes porque tendía a pensar demasiado, tendía a interpretar demasiado lo que me sucedía en lugar de verlo directamente y definirlo.

Ahora voy a caminar un proceso de perdón a uno mismo respecto de los patrones que he notado existen dentro de mí cuando salgo a fiestas y sólo tomo alcohol.

Perdón a Uno Mismo
-Sentir que tengo que tomar ‘más’, tengo que tomar tanto como sea posible para ‘estar en la fiesta’.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo sentir que tengo que tomar ‘más’ alcohol, tengo que tomar tanto alcohol como sea posible para ‘estar en la fiesta’ como una condición de y para ‘estar en la fiesta’, donde entonces ‘estar en la fiesta’ significa tener que estar alterado con alguna sustancia.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo la creencia de que si no tomo alcohol, si no fumo marihuana, si no tengo alguna alteración con drogas de alguna manera, entonces no debería estar en la fiesta, en cierta manera excluyéndome a mí mismo; mí expresión y quién soy sin alteración alguna.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo sentirme excluido de la fiesta por no tomar alcohol o fumar marihuana, y por tanto sentirme excluido por excluirme a mí mismo, mí expresión y quién soy sin estar alterado.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo la creencia e idea de no poder conectarme con los demás, de no estar ‘en la misma sintonía que los demás’ cuando no tomo o fumo, sin darme cuenta que esta ‘sintonía’ tal como la describo en realidad es ‘no tener una personalidad que se ajuste a las personalidades de los demás en un estado de conciencia alterado’.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo enfocarme más en poder socializar y agradar a las personas, y por tanto aceptar y permitir tomar alcohol y entrar en un estado de conciencia alterado que en realidad conocer más de mí mismo en mi relación con otros en términos de decidir qué expresión / palabras encarnar y cómo conectar con otros sin estar alterado.

Me comprometo a mí mismo a incluirme en la fiesta en forma de expresión: de ver y evaluar la fiesta y entonces decidir, por ejemplo, si es una fiesta movida y hay música movida, bailar y fluir con la música; si es una fiesta más de conversación, entonces estar abierto para compartir y comunicarme – decidiendo qué palabra puedo definir, redefinir y vivir en las fiestas, INCLUYENDO MÍ EXPRESIÓN GENUINA.

Me comprometo a mí mismo a ‘estar en las fiestas’ como mí real expresión, es decir, definir la palabra que voy a vivir y cómo voy a vivirla, y entonces hacerlo – donde entonces quien está en la fiesta soy YO MISMO como mí expresión real.

En el momento y cuando me encuentre en una fiesta, me traigo al respiro – me hago la pregunta ¿de qué se trata esta fiesta? en una manera de evaluar la fiesta, y decidir a partir de ver y definir la fiesta / las expresiones de los demás y el ambiente, qué palabra / expresión voy a encarnar para incluirme en la fiesta, sin necesidad de alguna sustancia que altere mi conciencia.


En el próximo post voy a continuar con los demás patrones que enlisté.

jueves, 26 de mayo de 2016

Estás en una Posesión Mental, y Tú Lo Sabes - Día 312


Esta semana tuve una situación que generó dentro de mí toda una experiencia posesiva; el sentimiento/experiencia energética era tan intensa que lo llegué a experimentar en todo mi cuerpo. En mi mente había un torbellino de pensamientos, conversaciones internas diciéndome la manera en que debía resolver la situación que era más bien como el descargar toda esta experiencia con carga positiva sobre una persona específica, y a la vez era consciente de las consecuencias, sin embargo estaba tan nublado por la experiencia y los pensamientos que era muy difícil para mí poder aterrizarme, estabilizarme y tener claridad.

Un primer punto que puedo extraer de esta situación es la imposibilidad para mí de poder tomar decisiones o actuar con claridad y sentido común en presencia de aquello que gatilló dentro de mí esta experiencia, y que se apoderó de mi cuerpo y mente en un momento, lo cual se torna relevante tener presente este punto: no puedo tomar decisiones o actuar de acuerdo a esta posesión energética, porque no puedo aterrizarme, estabilizarme y tener claridad acerca de, a lo que estoy reaccionando o experimentando esta posesión mental.

Un segundo punto que puedo reconocer es que, luego de haber estado en la experiencia energética que me poseyó tanto mental como físicamente, puedo volver a ‘caer’ en la misma experiencia energética, y tomar control de mi mente y mi cuerpo de nuevo, así que debido a las potenciales consecuencias de actuar y tomar decisiones dentro de esta posesión, es absolutamente relevante priorizar el proceso de honestidad como uno mismo sobre esto: hacer introspección, entender mi mente, tomar responsabilidad y cambiar.

El tercer punto es que hay días o semanas que son muy agitados, por lo que se me dificulta poder sentarme a escribir y poder determinar todos los patrones y puntos relevantes al hecho que activó y me llevó a la posesión mental y física. Ante estos casos puedo salir a caminar y hacer perdón a uno mismo sobre los puntos más importantes o destacados del evento, haciéndolo hasta que pueda liberar toda la energía que me sea posible, poder tener más claridad sobre lo que emergió dentro de mí.

Perdón a Uno Mismo & Compromisos

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo querer actuar o tomar una decisión dentro de un estado mental y físico de posesión energética, a pesar de saber que estoy dentro de una posesión energética.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo no importarme las consecuencias que traería el actuar o tomar una decisión dentro de un estado mental y físico de posesión energética.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo percibir que el estado mental y físico de posesión energética es ‘más fuerte que yo’, y por tanto ésta puede tomar mi voluntad y hacer lo que quiera con ella, cuando en realidad depende de mí si darme por vencido a esta posesión energética y seguir participando en mi mente en los pensamientos, conversaciones internas y fantasías o, sacarme de ese lugar y más bien calmarme/desacelerarme y mover mi atención y enfoque hacia otra cosa hasta que pueda realmente aterrizarme y estabilizarme.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo no ver, darme cuenta y entender que tener claridad en el asunto que me llevó a un estado mental y físico de posesión energética va a requerir de honestidad como uno mismo/investigarme, entenderme, tomar responsabilidad y cambiarme a mí mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo experimentarme como que no puedo dejar ir mi propia experiencia y pensamientos en el estado mental y físico de posesión energética, y creer que ‘no voy a poder dejarlo ir’ luego de haber estado en tal posesión.

Me comprometo a mí mismo a reconocer que estoy en una posesión mental y física energética cuando esté dentro de una.

Me comprometo a mí mismo a recordarme a mí mismo que tomar decisiones o actuar dentro de una posesión mental y física energética va a generar consecuencias que, de corazón, no habría querido crear.

Me comprometo a mí mismo a tener la voluntad de ver las consecuencias de mis actos y decisiones dentro de la posesión mental y física energética, poder ver por fuera de la posesión energética y parar toda acción que pueda crear una potencial consecuencia.

Me comprometo a mí mismo a priorizar el proceso de honestidad como uno mismo sobre el punto al cual entré en una posesión mental y física energética, para poder asegurarme de no crear potenciales consecuencias en mi propio mundo y realidad.

Me comprometo a mí mismo a sacarme del lugar que se gatilló dentro de mí reacciones que me llevaron a entrar en una posesión mental y física energética, y así buscar parar mi participación en pensamientos, conversaciones internas, fantasías e imaginaciones a través de desacelerarme/calmarme, aterrizarme y estabilizarme a mí mismo.

Me comprometo a mí mismo a, si no me es posible por cuestiones de días o semanas agitadas el sentarme a desarrollar honestidad como uno mismo apropiadamente sobre los puntos, darme momentos en los que pueda perdonarme a mí mismo sobre los puntos relevantes, las reacciones y pensamientos más fuertes dentro del punto de partida de poder liberar tanta energía y poder tener tanta claridad como me sea posible sobre lo que emergió dentro de mí.

jueves, 19 de mayo de 2016

Día 311 - Rutina: Automatismo VS Tú Mismo


Abrí este punto, ¿por qué me siento cansado día a día? ¿Por qué no tengo ganas de hacer cosas simples como levantar la mesa, hacer algo que no tenía previsto, sin embargo siendo algo sencillo? ¿Por qué no tomarme unos minutos para hacer algo más allá de no ser parte de mi rutina, o sea algo diferente?

Únete al Grupo e Investiga:
www.desteni.org

Para apoyo y asistencia:
http://desteni.org/esp/forum/

Encuentra los Blogs diarios que se publican en Facebook:
https://www.facebook.com/groups/255929571127757/

Ingresa a www.equalmoney.org para ver las metas y votar por un Sistema Igualitario Monetario - para apoyar y asistir a toda la vida en igualdad, donde la vida es el único valor real

Entrenamiento de Vida GRATIS
http://lite.desteniiprocess.com

Vuélvete un Entrenador de Vida con el Desteni I Process:
http://desteniiprocess.com/:

Para Adquirir material de Desteni:

www.eqafe.com

domingo, 13 de marzo de 2016

Alcohol y Relaciones de una sola Noche - Día 310

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo crear el deseo de tener sexo casual al haber tomado alcohol.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo desear tener sexo con una mujer que veo físicamente y juzgo de atractiva y sensual, al haber tomado alcohol.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo pensar en tener sexo con una chica sólo por verla atractiva y sensual físicamente, sin considerar que si yo definiera el sexo, lo que el sexo significa para mí: va más allá de una experiencia de una sola noche – esto significa intimidad con otra persona, significa confiar en otra persona, es decir dentro del sexo hay palabras que puedo vivir que son profundas, no es algo superficial como lo son mis condiciones bajo el deseo de tener sexo casual, por lo tanto:

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo fantasear con tener sexo casual con una mujer, y crear distintos contextos y situaciones en mi mente de cómo este sexo podría ser, en la creencia de que al ser ‘distintas’, ya sea la ropa, el lugar o la persona van a generarme distintas experiencias, ligando a través del fantaseo distintos sentimientos a estos ‘contextos y situaciones’. Dentro de esto:

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo desear tener sexo casual con una mujer, en distintos contextos y situaciones, por haber proyectado y ligado en estas fantasías de sexo casual distintos sentimientos, sin darme cuenta que si realmente me sitúo en esos contextos y situaciones físicamente con una mujer, lo que voy a experimentar va a ser: la textura de la piel, ropas y el lugar donde estemos posicionados, la temperatura del ambiente y de los cuerpos, la luz / efectos del ambiente, etc. es decir, son sensaciones físicas de las que NO DEPENDEN de un contexto o situación específica, por ejemplo, estas cosas no dependen de que el sexo sea casual, ni de que la experiencia sea después del flirteo o estar bajo efectos de una droga.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo no ver, entender y darme cuenta que he buscado el sexo casual porque había fantaseado con esto, había proyectado y ligado a situaciones y contextos y al sexo casual sentimientos de que sería genial, satisfactorio, placentero.

Me doy cuenta de que si libero la energía del deseo sexual, si realmente me estabilizo y me arraigo a mi cuerpo físico y veo en honestidad COMO el ser que soy y no en honestidad como mi mente: yo no quiero sexo casual, yo quiero crear una relación de apoyo y asistencia, quiero crear una relación estable, yo quiero crear un acuerdo y quiero vivir y experimentar eso.

Me comprometo a mí mismo a, cada vez que emerja el deseo a tener sexo casual, perdono y libero esta energía de deseo, ya que ésta energía obnubila mi ser y pierdo mi capacidad de discernimiento, mi capacidad de tomar decisiones que sean lo mejor para todos en contextos de conocer mujeres, salir con mujeres.

Me comprometo a mí mismo a, cada vez que emerjan pensamientos y fantasías en mi mente de tener sexo casual, tomo un respiro profundo y me traigo de nuevo al contexto o situación en la que me encuentro, y me enfoco en qué estoy expresando / viviendo en el momento y asegurarme de estar conscientemente viviendo palabras / expresándome a mí mismo.

Me comprometo a mí mismo a apegarme a la decisión que tomé de caminar una relación con A.

Sugiero que no te comprometas al sexo casual si solamente lo deseas y buscas para experimentarlo, esto te despega de tu cuerpo y te lleva a distintos ‘viajes’ por tu mente. Realmente considera qué significa el sexo para ti, y qué significa para ti en el contexto de las relaciones. Para esto debes tomar un respiro y estabilizar tu cuerpo, estar realmente desacelerado y tranquilo, y hacerte esa pregunta: ¿qué significa el sexo para mí? Si emerge contenidos sexuales con energía – problema. Entiende, tienes que dejar ir todo esto para realmente ver quién eres tú en relación al sexo, y si no lo tienes claro, sugiero que lo definas por ti mismo.

lunes, 7 de marzo de 2016

Viejas Heridas: Duelo, Sentido de Pertenencia y lo Reprimido - Día 309

Continúo compartiendo más acerca de mi proceso de duelo de una relación pasada:
En mi próxima publicación compartiré algunas de las cosas que he estado reprimiendo y que han surgido gracias al apoyo de algunas personas.


Lo que tomo en consideración para poder dejar ir cada punto mental relacionado a mi pasada relación, es, lo que se comparte en muchas entrevistas; cuando estás lidiando con reacciones y pensamientos que no puedes encontrar la fuente, que no sabes el porqué están allí merodeando o te encuentras atascado de una u otra manera: pide asistencia y apoyo.

He compartido los pensamientos que tenía, las reacciones que tenía, lo que a mí parecer eran el motivo o propósito de estos y contexto – lo cual al principio surgió como una red de razones, motivos y propósitos de estos pensamientos, porque tenía distintas energías/emociones y sentimientos ligados, así que primero abrí la red y me enfoqué en una energía prominente a la vez, y a medida que iba entrando en detalle en cada una de las energías y pensamientos, perdonaba, llegaba a la realización y me comprometía a corregirme a mí mismo, darme dirección. Así hasta que quedaron ciertos pensamientos dando vuelta por mi mente, y me era un poco más difícil encontrar la fuente de éstas por no poder detectar movimientos dentro de mi cuerpo físico al emerger o pensarlos deliberadamente.

Entonces, compartí esos puntos con mi novia actual. Ella es muy sensible a los cambios físicos que tengo, así que ella notaría rápidamente cuando algo me sucede. Con ella abrimos algunos puntos y, de acuerdo a las distintas cosas que compartí acerca de mi pasada relación, ella me sugirió que haga una carta dirigida hacia ella, escribiéndole las cosas que no le dije, las que quería decirle, a manera de despedida. Este método ha sido muy interesante aplicar. Lo que noté es que no tenía mucho que decirle, en términos de algo que ella no sepa, ya que cuando rompimos había dejado expuesto los motivos de la ruptura, así que lo que salió a la luz en esa despedida fue que tenía un fuerte sentido de pertenencia, de que ella me pertenecía y yo tenía que estar para ella, como no queriendo correrme del lugar de novio y tampoco querer cederlo a nadie.

En mis caminatas por la tarde yo abría los puntos que iban emergiendo al respecto, los perdonaba hasta encontrar un punto de claridad y realización, y luego me comprometía a aplicar una corrección y el parar mi participación en tales pensamientos e imaginaciones. Así que tenía esta ‘estructura’ para caminar el duelo, abriendo distintos puntos, liberando la energía, llegando a la realización y, parar y cambiar.

Hace unos días me habló una amiga mía preguntándome cómo estoy y cómo lo llevo a este proceso de haber terminado con mi pasada relación. En ese momento compartí lo que actualmente es mi proceso, es decir, los pensamientos que rondan en mi mente y mi manera de ver a estos pensamientos y fue muy interesante lo que ella hizo, porque yo le estaba diciendo que había llegado a la conclusión de que estos pensamientos emergen por el sentido de pertenencia que yo tenía hacia C, y ella tradujo esa experiencia mía en palabras muy específicas, en el blanco. Voy a compartir las palabras que ella me dijo:

“Creo que el problema, según lo que me contaste, es lo de la pertenencia. Tienes que entender que ya no es más tu novia, ya no está más bajo tu cuidado, protección, cariño. Ya no tienes ningún "poder" o "derecho" (por llamarlo de alguna manera) sobre ella y ya cualquier otra persona tiene accesibilidad a ella. Pero no vos, y cualquier otra persona tiene derecho a ocupar el lugar que vos ocupaste. Pero no vos. Eso es lo difícil de cortar con alguien.”

Esto cuando lo leí, sentí que era justamente lo que estaba perturbándome, la parte ‘negativa’ de tener que dejar ir el sentido de pertenencia, más relacionado a ‘otro ocupar mi lugar’, ‘otro hacer lo que yo había considerado ser el único capaz de ocupar tal lugar.

Ese día salí a caminar y a abrir este punto, la dimensión de ‘ya no ocupar ese lugar’. Lo que recordé, cuando comencé a abrir el punto, son imaginaciones que yo había creado en mi mente acerca de experiencias que yo le había pedido que me cuente de sus relaciones pasadas, y cuando las recordaba y hablaba las palabras en voz alta comencé a sentir ansiedad y miedo, y me sentía con ganas de escapar, de sacar eso de mi consciencia/atención y enfoque, así que entendí que todavía había puntos sobre mi pasada relación que estaban haciendo ruido en mi mente, y no solamente eso, sino que había mantenido reprimido por bastante tiempo esos puntos. Los abrí y me enfrenté con la energía del miedo y la ansiedad, y había un momento en el que comencé a sentir mis brazos débiles, como sin fuerzas cuando reproducía en mi mente una imaginación muy particular. Por la experiencia física que experimentaba y las interpretaciones acerca de la imaginación que había creado, definí esta experiencia como impotencia.

En este proceso me enfrenté con el miedo y la ansiedad de que una relación mía haya estado con otras personas, otra persona haya ocupado mi lugar y también logré definir una experiencia que había estado indefinida por mucho tiempo, la cual es la impotencia – estos son los regalos que tuve al caminar el proceso – soy consciente de que suelo escapar o no avanzar cuando reacciono con miedo y que tiendo a empujarme más a un punto cuando reacciono en ansiedad, y cuando me siento débil a nivel físico, sin el motivo de haber hecho actividad física dura alguna, es impotencia.

Otro punto que también me di cuenta en el proceso de confrontar con mi mente y el pasado de mi pasada relación, es ‘quien era yo’ con respecto al pasado de mi exnovia: yo era miedo, ansiedad e impotencia – escapaba de esto, lo negaba y deliberadamente lo ignoraba. Ahora puedo entender lo que significa la pregunta ¿quién eres en relación a X persona, emoción, situación, contexto, momento, pensamientos, etc...?