domingo, 26 de marzo de 2017

Indecisión y Miedo - Día 324

Tengo miedo a cometer un error, ¿cómo se manifiesta en mis pensamientos, experiencias y comportamiento? El miedo a cometer un error se manifiesta como una indecisión de moverme, de hablar el perdón a uno mismo, temor a ‘equivocarme’ en el sentido de DUDAR si hacia donde estoy viendo, la dirección que estoy tomando es la ‘correcta’, si me voy a arrepentir, si la dirección que estoy tomando no va a ser del todo apropiada. Es el temor a las consecuencias también, de que lo que vaya a caminar esté mal y las cosas se tornen peor.

Me perdono a mí mismo el aceptarme y permitirme a mí mismo crear la experiencia de indecisión dentro de mí, de si estoy viendo todos los puntos, si es de hecho el punto o problema y si es el camino correcto el que voy a estar tomando al abrir y ver y aplicar las soluciones que emergen dentro y a través de caminar los problemas.

Me perdono a mí mismo el aceptarme y permitirme a mí mismo temer las consecuencias que pueden fluir a partir de tomar la decisión de aplicar las soluciones que emergen en y a través de caminar los problemas, sin darme cuenta que cuando una solución emerge dentro y a través de caminar un problema, éstas emergen dentro del punto de partida de lo que es mejor en tal situación y contexto, por lo tanto las consecuencias que fluyen a partir de ahí es el camino que tengo que atravesar si realmente me levanto y estoy de pie en y a través de tal solución de cambio como lo que es mejor.

Me perdono a mí mismo por aceptarme y permitirme a mí mismo manipular mi aplicación por el temor a enfrentar y confrontar mis miedos, inseguridades y dudas en el camino que tomo, sin darme cuenta que de hecho no puedo del todo predecir o determinar cómo será el camino, qué cosas emergerán y se manifestarán, porque estoy tratando con seres vivos reales, mentes y seres distintos a mí.

Me perdono a mí mismo por no aceptarme y permitirme a mí mismo aplicar las soluciones que emergen en y a través de caminar los problemas, al seguir alternándome en el temor a las consecuencias, temor a equivocarme, temor a que las cosas se tornen peores, en lugar de reconocer tales temores, tales experiencias como limitaciones que estoy aceptando y permitiendo, y que no me permiten expandirme, ir más allá de lo que me he aceptado y permitido a mí mismo hacer y repetir una y otra vez, sin darme cuenta que el único que está limitando mi potencial de expandirme, crecer, desarrollarme, mejorar y cambiar como ser soy yo mismo.

En este contexto redefino la experiencia de indecisión a una visualización de un cruce de caminos, donde cada camino es la ‘elección’ de un modo de proceder, y entonces me pregunto, ¿por qué quiero transitar ese camino? ¿Por qué voy a caminar en y a través de ese camino? La pregunta haciendo referencia a la honestidad conmigo mismo respecto de quién soy yo al tomar ese camino – donde el camino que yo elija, representará expansión, solución, crecimiento, aprendizaje, comprensión, cambio, mejoramiento dentro del punto de partida de lo que es mejor para todos.

lunes, 6 de marzo de 2017

¿Por qué estoy haciendo mi proceso? - Día 323

Esta es una pregunta que desde la decisión de ‘comenzar mi proceso’, esa primera vez que dije “¡voy a caminar mi proceso!” se ha alterado una gran cantidad de veces, pero me gustaría volver ‘a las raíces’ y recordarme a mí mismo, y a la vez, obtener una imagen global de este punto, de modo que me pueda servir el tenerlo claro y hacer efectivas las palabras ‘yo camino mi proceso, lo estoy caminando, me estoy dirigiendo, me estoy moviendo en y como el proceso de mí mismo’.

¿Cuándo llegó la decisión de caminar mi proceso?

La decisión de caminar el proceso desteni equivale a decir ‘la decisión de CREAR y DIRIGIR mi propio destino’, porque en Desteni aprendemos más dimensiones / perspectivas acerca de la mente, el cuerpo, el ser, la vida como animales, insectos, etc. pero Desteni no es aprendizaje, no es solamente conocimiento e información que puede convertirse en, como todo lo que como humanidad hemos creado / aprendido; opiniones, religiones, creencias, suposiciones, espiritualidades, cultos – es decir, se trata de aprender para VIVIR, para CREAR, para DIRIGIR nuestra vida, una fuerza de vida, una existencia a través de PRINCIPIOS, es decir la base de nuestros pensamientos, palabras y acciones. Principios que matemáticamente comprobado puede convertir el actual mundo de guerras, diferencias, conflictos, problemas, en un mundo de verdadera igualdad, unicidad, felicidad, alegría, paz, amor, disfrute, y cuantas otras cosas que todos como humanidad nos gustaría ser y experimentar que todavía no sabemos, no conocemos o existe REPRIMIDO en lo profundo de nuestro ser, mente y cuerpo por estar preocupados por relaciones, por impuestos, por conflictos, por miedo, por estrés, por el sistema mundial, etc. Principios que si fuesen implementados a nivel económico, político, social y cultural, ese mundo de igualdad y unicidad sería una realidad bastante palpable.
Yo decidí al principio ‘contribuir’ al proceso a través de traducir la información y material hecho en inglés al español para que más personas puedan comenzar sus procesos. Ahora la pregunta es ¿de qué se trata “el proceso”? ¿Qué es el proceso?

Bien, el proceso es multi-dimensional, eso significa que el proceso no solamente puede verse o entenderse de una sola manera, hay muchas maneras y formas de ver el proceso, entenderlo, comprenderlo, vivirlo porque, desde una cierta perspectiva y dimensiones, se trata de un POTENCIAL que existe dentro de nosotros. Ese potencial puede ser aprender algo (cómo funciona la mente, cómo funciona el cuerpo, cómo puedo ser más efectivo en el trabajo, etc), vivir algo, hacer algo, crear algo…ese potencial sólo requiere ser visto, entendido, comprendido, vivirlo para llevarte a ver más, entender más, comprender más, vivir más, y de alguna manera estás yendo cada vez más lejos – o, puede ser que te estanques y entonces tu proceso está parado, o está yendo lento. Tu proceso es tú potencial de convertirte en más, ser más, en el contexto y punto que tú veas, entiendes, te das cuenta que puedes ser más, puedes convertirte en más o puedes ver y darte cuenta que hay limitaciones, hay estancamientos, hay repeticiones que quieres parar, trascender, cambiar – es decir, todo eso hace al proceso. El proceso puede ir en un nivel personal, donde tiene más que ver con hábitos, relaciones, vida diaria, etc., puede ser en un nivel de país como la política, la sociedad, la cultura, puede ser en un nivel mundial como el sistema económico, político, etc.

Entonces, tu proceso en un nivel personal, como dije anteriormente, desde cierta perspectiva y mirando a ciertas dimensiones, es ver, darte cuenta y entender tu propio potencial de ser y convertirte en más, en algo más para crear, modificar, cambiar, adaptar partes de ti mismo y tu vida – a modo de contribuir con la creación y luego la existencia de un mundo hecho y digno para todos los seres vivos.

Elige un punto en tu vida que ves, te das cuenta o entiendes que requiere cambiar, requiere ser modificado, adaptado, algo que requieras crear, habilidades que quieras desarrollar, etc. y comienza a abrirlo y ver qué quieres para ti mismo con respecto a ese punto y dirígelo, escríbelo, perdónalo, establece compromisos de corrección y cambio.

Respondiendo a la pregunta ¿por qué estoy caminando mí proceso?, la respuesta es: porque quiero ser más, convertirme en más, quiero abarcar tanto como sea posible para vivir y crear una vida al máximo potencial, empezando por los potenciales que actualmente existen en mi vida personal, conociéndome a mí mismo, aprendiendo, tomando responsabilidad y cambiando partes de mí mismo.

viernes, 24 de febrero de 2017

Definiendo y Redefiniendo la Palabra Esfuerzo - Día 322

Esta publicación es una continuación del blog anterior:


Bueno, después de caminar unos días las experiencias de pesadez, carga y dificultad, hoy ha llegado el día de purificar y redefinir la palabra ESFUERZO, porque cuando veo en mi mente las proyecciones, imaginaciones y pensamientos, al igual que mi narración de mí experiencia personal en aquellos días que entré en las reacciones de pesadez, carga y dificultad, la palabra que define / engloba esos momentos de ver algo que tengo que hacer, considerar hacerlo es la palabra esfuerzo.
A medida que fui caminando momentos / memorias de entrar en las reacciones previamente dichas a través del perdón, encontré que la manera en cómo se desarrollan tales reacciones es la siguiente:
--> Pienso / considero / veo / proyecto algo que tengo que hacer
-->--> Reacciono con un chat mental, por ejemplo “¿tengo que hacerlo?”
-->-->--> Reacciono con pesadez, carga y / o dificultad
-->-->-->--> Resisto hacerlo
-->-->-->-->--> Hago el ESFUERZO de hacerlo

Básicamente la palabra esfuerzo, como existe dentro de mí, es ese ‘empuje’ de mí mismo a hacer algo que de entrada estoy resistiéndolo.
Bien, entonces vayamos al diccionario:
esfuerzo
De esforzar.
1. m. Empleo enérgico de la fuerza física contra algún impulso o resistencia.
2. m. Empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades.
3. m. Ánimo, vigor, brío, valor.
4. m. Empleo de elementos costosos en la consecución de algún fin.


Evidentemente mi definición personal de la palabra esfuerzo se ajusta a la primera definición del diccionario de la RAE. Es decir, tenemos la resistencia a hacer algo, y el esfuerzo vendría a ser el empleo energético de la fuerza física para empujar la resistencia y hacer ese algo.
Luego tenemos la segunda definición, que parece ser más ajustada a una dimensión mental, a diferencia de la primera que deviene de la dimensión mental, es decir, la resistencia física deviene de las reacciones a nivel mental. Entonces, en ésta se podría decir que se emplea energía, como una reacción sentimental / positiva de motivación y entusiasmo por ejemplo, por querer lograr algo, y esa energía nos sirve para movernos / empujarnos a lograr algo, atravesando las situaciones / dificultades que se pueden presentar. Ésta segunda dimensión se ajusta más a cuando, por ejemplo, estoy estudiando, lo cual es algo que he resistido casi toda mi vida, donde en la búsqueda de lograr recibirme en mi carrera, me empujo a estudiar y por lo tanto, empujarme en la resistencia. Ó cuando estamos terminando un cuatrimestre de clases, y con mis compañeros decimos “vamos, últimos esfuerzos” tratando de empujarnos y motivarnos a seguir estudiando.

En conclusión, la palabra esfuerzo, como existe, es un empuje, empujar la resistencia, como una fuerza contraria que trata de ‘ganarle’ a la resistencia, un juego de polaridad de hecho. La palabra esfuerzo en mi vida diaria, para la realización de las actividades, sólo me enfoca en la dimensión física, donde puedo experimentar una resistencia a hacer algo, y me empujo a la realización de eso, pero la resistencia seguirá ahí, y en la realización de aquello, estoy considerando que me estoy moviendo, estoy haciendo lo que resisto simplemente. Y la segunda dimensión de la palabra esfuerzo, me enfoca en mi mente, donde estoy motivándome / moviéndome a partir de empujar la resistencia dentro del punto de partida de una reacción sentimental / positiva. Por lo tanto, no es una palabra que me sirva de apoyo cuando entro o participo en las reacciones de pesadez, carga o dificultad, o cuando estoy queriendo hacer algo específico que normalmente no hago, o no tengo las ganas de hacer.

Necesito una palabra que no empuje como si fuese una resistencia a la resistencia, sino que pueda hacer la transición de no querer hacer algo a simplemente hacerlo, sin verlo o experimentarlo como un peso, una carga o algo dificultoso en mí, y que mi enfoque no sea solamente en la dimensión física, donde no sólo esté enfocado en cómo me experimento en mi propio cuerpo; en la experiencia de resistencia o energía de pesadez y sentir que es arduo o una carga. Tampoco que sea motivado por energía, por sentimientos y sólo esté mirando hacia mis logros, lo que voy a conseguir si hago lo que resisto hacer, sino más bien que mi ser esté aquí, presente, consciente, moviéndome, sabiendo y entendiendo lo que estoy haciendo y por qué – no motivado por energía, no resistiendo la resistencia.

Ok, exploraré algunas palabras para ver cuáles podrían ser de apoyo para mí y compartiré en mi próxima publicación. 

jueves, 23 de febrero de 2017

Pesadez, Carga y Dificultad (parte 3): Esfuerzo - Día 321

Esta publicación es una continuación del blog anterior:

“Identifiqué en estos últimos días algunos momentos donde entré en pensamientos y reacciones ligados a la pesadez:
-Cuando me siento como ‘ahora voy a dedicarme a lo que estoy haciendo’, cada cosa que recuerdo me olvidé hacer reacciono como si fuese una carga, algo pesado, tengo chats mentales de tipo “uff, me olvidé eso. ¿Tengo que hacerlo?”, “mejor lo hago después”.
-Cuando estuve estudiando había dejado de lado muchas actividades diarias como limpieza, orden, estructura, alimentación, en donde reaccioné hacia tales cosas como ‘una pérdida de tiempo’ o ‘no es el momento ahora’ como conteniéndome de hacerlas hasta que eventualmente las dejé de lado, es decir, ya no estaban dentro de mi consideración o visión el hacerlas.
-Después de los exámenes comencé a considerar el orden, limpieza y estructura. Empecé a imaginar lo que tenía que hacer y lo vi como muy desordenado, no sabiendo por dónde empezar y reaccioné con pesadez, una carga, dificultad.”

-Después de los exámenes comencé a considerar el orden, limpieza y estructura. Empecé a imaginar lo que tenía que hacer y lo vi como muy desordenado, no sabiendo por dónde empezar y reaccioné con pesadez, una carga, dificultad.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo reaccionar con pesadez, carga y dificultad al imaginar las tareas, actividades y responsabilidades que he dejado de lado / en suspenso, de manera lineal, haciéndolas una tras otra tras otra, sin darme cuenta que en mi mente estoy viéndolo como algo grande, que es de mucho esfuerzo y todo junto – sin embargo, no significa que tiene que ser así.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo evitar / evadir hacer mis tareas, actividades y responsabilidades al reaccionar con pesadez, carga y dificultad hacia las mismas.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo, al entrar en las reacciones de pesadez, carga y dificultad, tornarme más lento, y experimentar las cosas que hago como si necesitase mucho esfuerzo para realizarlas y casi imposible de mantenerme haciéndolas.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistir hacer mis tareas, actividades y responsabilidades al entrar en las reacciones de pesadez, carga y dificultad, sin darme cuenta que mi resistencia se debe a no querer aplicar el esfuerzo de realizar tales cosas.

En el momento y cuando me vea imaginando el tener que hacer mis tareas, actividades y responsabilidades de manera lineal, una tras otra y reaccionando con pesadez, carga y dificultad hacia las mismas – me detengo y respiro. Me doy cuenta que no necesariamente tiene que ser todo lineal, sino que yo puedo tomar la directiva y autoridad de cómo voy a realizar tales cosas. Me comprometo a mí mismo a identificar cada una de las tareas, actividades y responsabilidades que he dejado de lado / tengo que tomar e ir priorizando de acuerdo a qué es más apropiado hacer primero el día de hoy, qué cosas el día de mañana y así – donde realmente me convierto en el principio rector y autoridad de cómo voy a llevar a cabo las cosas en mi vida, dándole dirección, estructura, orden, etc.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Pesadez, Carga y Dificultad (parte 2): Equilibrio - Día 320

Esta publicación es una continuación del blog anterior:
“Identifiqué en estos últimos días algunos momentos donde entré en pensamientos y reacciones ligados a la pesadez:
-Cuando me siento como ‘ahora voy a dedicarme a lo que estoy haciendo’, cada cosa que recuerdo me olvidé hacer reacciono como si fuese una carga, algo pesado, tengo chats mentales de tipo “uff, me olvidé eso. ¿Tengo que hacerlo?”, “mejor lo hago después”.
-Cuando estuve estudiando había dejado de lado muchas actividades diarias como limpieza, orden, estructura, alimentación, en donde reaccioné hacia tales cosas como ‘una pérdida de tiempo’ o ‘no es el momento ahora’ como conteniéndome de hacerlas hasta que eventualmente las dejé de lado, es decir, ya no estaban dentro de mi consideración o visión el hacerlas.
-Después de los exámenes comencé a considerar el orden, limpieza y estructura. Empecé a imaginar lo que tenía que hacer y lo vi como muy desordenado, no sabiendo por dónde empezar y reaccioné con pesadez, una carga, dificultad.”

-Cuando estuve estudiando había dejado de lado muchas actividades diarias como limpieza, orden, estructura, alimentación, en donde reaccioné hacia tales cosas como ‘una pérdida de tiempo’ o ‘no es el momento ahora’ como conteniéndome de hacerlas hasta que eventualmente las dejé de lado, es decir, ya no estaban dentro de mi consideración o visión el hacerlas.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo dejar de lado responsabilidades diarias que tengo con mi cuerpo, con mí ser, con el hogar, etc. al enfocarme y atender solamente mi deseo, interés e ideal de aprobar los exámenes con notas altas, creando una visión de túnel en mi mente donde todo lo que me importaba día tras día era si estoy logrando llegar a mi meta o no.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar como una pérdida de tiempo el atender a mis responsabilidades diarias, pensando que simplemente las puedo correr a un lado para solamente enfocarme y centrarme en aprobar los exámenes, sin darme cuenta que al correrlas a un costado / postergándolas sin más, esto eventualmente crea un desequilibrio tanto dentro como por fuera de mí.

Me perdono a mí mismo por aceptarme y permitirme a mí mismo reaccionar con pesadez, carga y dificultad cuando considero hacer mis responsabilidades diarias en tiempos de exámenes, pensando que es un esfuerzo adicional el que tengo que hacer por sobre lo que de hecho estaba planeando hacer, lo cual era estudiar todo el día.

Me perdono a mí mismo por aceptarme y permitirme a mí mismo mentalizarme en tiempo de exámenes que tengo que estudiar todo el día, de ya descartando y desconsiderando otras responsabilidades diarias, sin darme cuenta que en esa mentalidad estoy perdiendo noción y visión de mi propia mente, ser y cuerpo, perdiendo dimensiones importantes como la alimentación, el ejercicio, cómo me siento, qué reacciones experimento, qué pensamientos, etc.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo crear la resistencia a hacer mis responsabilidades diarias a través de reaccionar con pesadez, carga y dificultad hacia las mismas en tiempos de exámenes, sin darme cuenta que eventualmente enfrentaría las consecuencias de reaccionar y acumular resistencia/energía hacia mis responsabilidades.

En el momento y cuando me vea dejando de lado responsabilidades diarias por querer enfocarme solamente en algún o algunos puntos específicos durante el día, como estudiar – me detengo y respiro. Me doy cuenta que de esta manera comienzo a crear un desequilibrio tanto por dentro como por fuera de mí mismo, donde estoy más en mi mente y así perdiendo introspección y perspicacia acerca de mi ser y mi cuerpo. Me comprometo a mí mismo a mantener un equilibrio entre mi mente, ser y cuerpo, donde estoy atendiendo a mi alimentación, cuidado, introspección, experiencias, reacciones, pensamientos, etc. asegurándome que, ya sea durante el día o en los siguientes días esté haciéndolos sin llegar a ser tarde para ello.

Me comprometo a mí mismo a mantener un equilibrio entre las distintas partes de mí mismo que existen, es decir, mi mente, ser y cuerpo.

Me comprometo a mí mismo a darle un lugar a mis responsabilidades diarias durante el día o los próximos días, recordándome la importancia del balance y equilibrio de mis responsabilidades hacia mi mente, ser y cuerpo.